sábado, 13 de junio de 2015

8 minutos



Qué frágil es la mirada de la infancia.
Adoro escuchar a mis nietos en sus charlas, sus observaciones y aprendizajes del transcurrir de la vida.
Y en estas nuevas vocecitas se reflejan imágenes y pensamientos propios sumados al legado familiar.
Cada encuentro últimamente es bello en sí mismo. En ellos está la eternidad, la inmortalidad despojada de verdad conocida, del dolor cercano, de los miedos próximos.
Está la alegría de lo aprendido, su avidez, el espontáneo decir de su "yo" en libertad.

Es un mundo en el cual sé que me hallo cómoda y disfruto entrar en él.
Tal es mi recuerdo de la última conversación con Indio y Mio una mañana mientras desayunábamos antes del paseo.
Mis nietos deliciosamente fueron contándome de sus juegos, de sus deseos.
No existe en ellos el peso del pasado, ni la inquietud del futuro. Sólo su vitalidad presente.
Para mi sorpresa, la conversación giró al recuerdo de su abuelo muerto muy joven.
Entre ellos se tejió la comprensión de lo sucedido. Yo escuchaba atentamente sus tonos sobre el tema.
Luego Mio, expresó su deseo de crecer y crecer, de ser "grande". De ser papá y tener sus hijos. Seguidamente agregué diciendo que en ese caso el tiempo seguro llegaría pero no pronto.
Indio agregó entonces que yo sería bisabuela o tatarabuela de sus niños.
Juntos visualizamos tiempos, años e imágenes de la vejez...Y la muerte como final de la vida.

Quizás allí llamé la atención de Mio, cuando expresé que faltaba mucho tiempo todavía para ese final.
Seguro de su sentir me respondió que así era y que sólo restaba para ello "8 minutos"!
Ocho minutos? Unos simples como para mí eternos"8 minutos"!
Bastó este final sobre el tema para quedar paralizada en mi sorpresa de su espontánea respuesta, que lo besé al instante riéndonos los tres!

Queda en mí este recuerdo de ese tiempo de vida que me regaló mi nieto.
Ocho minutos, No horas, ni ocho días u ocho años.
No, sólo ese tiempo, su tiempo.
Hoy es maravilloso.

8 comentarios:

  1. ¿Es Indio el de la foto? está enorme!!!!
    No sabes como te comprendo, siento igual que tú cuando hablo con Hugo.
    Un beso familiar

    ResponderEliminar
  2. Hola Gloria
    ¡Qué feliz me hace encontrarte por mi blog!
    Continuo publicando pero tengo mucho menos tiempo para devolver visitas...sentir tu presencia es un placer
    Disfruta mucho de tus nietos
    Un Beso

    ResponderEliminar
  3. Qué lindo leerte!
    Esta entrada me emociona particularmente!
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. Impagables ésos momentos que podés ahora compartir con tus nietitos Gloria!! Sean 8 días, 8 horas, o incluso 8 minutos. Gracias por tu visita, espero poder verte pronto!

    ResponderEliminar
  5. Dear Gloria,
    your thoughts are so poetic and beautiful.

    ♥ Franka

    ResponderEliminar
  6. Que lindo blog!!Que lindo debe ser tener nietos.Yo aun no tengo ero imagino lo mucho que se disfrutan.Saludos Celia

    ResponderEliminar
  7. Que buena definición, eso de que son "pura vitalidad". Tengo tres nietas y otra en camino.

    Así que entiendo muy bien de que hablas.

    Saludos

    ResponderEliminar
  8. ¡¡¡¡ dulces !!!!!!
    Y grandiosa tú, que retratas tan fielmente esos momentos.
    Gracias por compartirlos.
    Abrazos y bendiciones, desde el sur, sur Argentino.

    ResponderEliminar

Sobre el mar...

Hace ya un tiempo que no repaso mi memoria sensible. Como Umberto Eco quiero volver a las listas que necesito rever...Hacer de ello un...