lunes, 29 de agosto de 2016

Perfume



Freesia, Lychee, Magnolia, Pepper, Ginger, Amber, Musk.
Fresia, lichi, magnolia, pimienta, jengibre, ámbar, almizcle...
Estas bellas flores y especias son los componentes de mi perfume elegido.
Simples, suaves pero de peso en mi imaginación.
Estas fragancias están cerquita mío, giran alrededor envolviéndome mis horas.
Qué pequeñas palabras, maravillosas dulzuras al nombrarlas.
Ayer volví sobre mis recuerdos, de tiempos otros...
Y volví sobre mis ideas, mis imágenes, mis palabras que estuvieron guardadas o quizás escondidas para atraparlas en el sentir de estos aromas.
Y pensaba sobre aquella mañana cuando vi esa inquietante pintura marina, tras un despertar marcado por el desaliento.
Una mañana gris distante de toda realidad. Y la vi, allí.
Ante mí se desplegaba todo un horizonte de belleza y de recreo o de escape.
Mi sensación fue inicialmente de tristeza, al igual que los colores que se fundieron en mi mirada.
Pasaron momentos eternos como ásperos. Mientras aquellos cambiaron, se fueron tiñendo animosamente con todos los colores de mi alma en tránsito hacia otra dimensión. Hacía ese horizonte donde había otra vida, otra gente en esa orilla de la costa de una mar profundamente gris en su lejanía, hasta perderse.
La bella pintura seguía allí. Ella cambió mi mañana. Y sentí ese perfume, el de mi inspiración?

domingo, 20 de marzo de 2016

Simple y dulce


Un recuerdo de la infancia.
Suena la melodía de la emoción.
Imágenes bajo una dulzura de voz.
Me envolvió como canción de cuna...

martes, 8 de marzo de 2016

infinitamente...







Noviembre. Lunes 9 de 2015.
Mi relato de viaje.

Espero en Lima, Perú. Tomaremos el vuelo a Cuba. La Habana nos espera.
De madrugada se hizo la magia. Volamos! Un vuelo sobre las nubes.
Mi cielo es bello. lo percibo helado.
Tiene un mar de nubes. O es un mar de espuma gris, de olas de montañas efimeras de algodón.
Siempre me siento bien en vuelo. Y bien arriba, en ese cielo azul.
Pienso que allí radica la belleza, donde uno no la ve, más allá de todo. Sólo está y casi escondida está esa realidad. La verdad absoluta. Celeste y firme, entera. Todo y nada, lo infinito dado vuelta, arriba y abajo, el cielo mismo!
Quizás esté allí mi fin, cerquita de los ángeles?
......
Llegamos a Cuba! Hoy. Y la mirada desde hoy por el ayer...
....

Infinitamente Cuba. Un jardín de las delicias como la pintura del "El Bosco".
Cabras, carros, bueyes.
Veo un barco sobre el Océano. Se llama "La casualidad".
Hojas y hojas, verdes y verdes. Bananeros, cañas, lluvia húmeda.
Amor, dulzura! Color! Calor!
Sed, hambre. Cocos!
Manos negras y el algodón blanco, pura naturaleza.
Sencillez, extrema paciencia. Paz. Tiempo detenido sin apuro, sin tiempo. Recuerdos e historia.
Mi infancia, nuestra historia. La vida.
Reconstrucción de la convicción, de la emoción, de la lucha, del dolor, de la Revolución.
No quiero despedirme, todavía...
Me emociona ver su mundo real. Belleza sin prisa. Verdes tropicales, verdes de esperanza. Tierra de contrastes.
Cuba, divino paraíso donde quizás Dios pasó y que seguro no olvidó.
.......

Y allí nosotros dos. Desnudos a la realidad, a esa belleza incomparable. La verdad sin filtro, sin verguenza.
Su identidad.



domingo, 28 de febrero de 2016

Quizás


Partir.
Que es partir?
Sòlo se que lo siento así.
Algo que ya no se une, ya no es uno. Son dos. Dos partes. Arriba y abajo.
Norte o sur,  Este u Oeste. Donde hay dos puntos, dos destinos sin importar el lugar.
Tiene acción, movimiento, es vital.  Hay distancia, lejos o cerca. Sin límite alguno.
Se percibe un tiempo y un espacio. Sigue el pulso del futuro. Es ir adelante, ir más allá...Quizás.

Dos sentimientos.
Existe allí despedida y luego encuentro.
Es alegría y es tristeza.
Un abrazo, un beso. Un hola y un adiós.
Silencio. Espera.

Partir es volver. Y volver a partir...Quizás.

lunes, 28 de diciembre de 2015

...mi tiempo y deseos




Ayer detuve el tiempo.
Sé que fue esa sensación. Una mezcla de placer y vacío.
Me senté a tomar un café y quedé suspendida en ese intervalo del ruido, de la velocidad del reloj.
Rozó mi alma el placer de ser dueña de cada mirada, de cada palabra. Un tiempo de liviandad, de frescura natural.
Y allí lo encontré.
Ese recuerdo está siempre conmigo. Sólo que estaba escondido.
Un alivio de sentirlo vivo!
Toda mi vida está allí. Ahora hay presente.
Un camino menos largo pero nuevo a recorrer.
Mis deseos los renuevo:
Tierra fértil, aguas calmas, cielos despejados, lluvias frescas, verdes pastos como la esperanza y flores rojas del amor como de la pasión.
La madre naturaleza nos incluye, la metáfora de nuestro hábitat que nos regala alegría, creatividad, serenidad y mucha belleza!
Felicidad!Bienvenido 2016!











miércoles, 16 de diciembre de 2015

Oui, fleurs!



Flores, flores, flores!!!
Qué haría sin flores, sin sentirlas en mi alrededor?
Hoy pensaba lo bien que me hacen. Me siento de fiesta si están allí, en mi cuarto, en la mesa o en el baño.
Un ramito de hojas verdes y alguna flor silvestre siempre están a mi alcance. Y las blancas margaritas, alelíes o las azucenas como las peonías las espero, a su tiempo. Sus presencias me alivian, dan belleza a los momentos perfumados. Ellas son efímeras como toda vida. Están y luego queda su recuerdo hasta la próxima temporada.
Unicas como la vida. Y cada uno elige la que más desea.
Oui, oui, fleurs! Fue ésta mi expresión de entonces al verlas como hoy al traer a mi presente aquel momento. El saber de alguien que sabía del regalo de su belleza.
Hace tiempo ya. En un viaje en auto por el sur de Francia, con mi marido hicimos un alto en la autopista para tomar un cafe y poner en orden nuestro recorrido hacia Ille sur la Sorgue. Los dos al salir de los baños coincidimos en nuestro asombro y comentario. ¿Viste la flores?
Allí, en aquella simple estación como lugar de paso de tantos pasajeros estaba el detalle de flores frescas como esa mañana francesa.
Divinas se lucían sutilmente unos ramos de simples flores. Oui, oui, Fleurs!!
Ese recuerdo llegó hasta hoy como algo mágico en nuestro recorrido. El destino de ese viaje lo fue.

jueves, 27 de agosto de 2015

Besos y dulzura


Un acierto de palabras. Un encuentro de besos y dulzura.

...pasos de cero y un acierto de sueños....
...entre tu boca y la mía hay un cuento de hadas...



sábado, 13 de junio de 2015

8 minutos



Qué frágil es la mirada de la infancia.
Adoro escuchar a mis nietos en sus charlas, sus observaciones y aprendizajes del transcurrir de la vida.
Y en estas nuevas vocecitas se reflejan imágenes y pensamientos propios sumados al legado familiar.
Cada encuentro últimamente es bello en sí mismo. En ellos está la eternidad, la inmortalidad despojada de verdad conocida, del dolor cercano, de los miedos próximos.
Está la alegría de lo aprendido, su avidez, el espontáneo decir de su "yo" en libertad.

Es un mundo en el cual sé que me hallo cómoda y disfruto entrar en él.
Tal es mi recuerdo de la última conversación con Indio y Mio una mañana mientras desayunábamos antes del paseo.
Mis nietos deliciosamente fueron contándome de sus juegos, de sus deseos.
No existe en ellos el peso del pasado, ni la inquietud del futuro. Sólo su vitalidad presente.
Para mi sorpresa, la conversación giró al recuerdo de su abuelo muerto muy joven.
Entre ellos se tejió la comprensión de lo sucedido. Yo escuchaba atentamente sus tonos sobre el tema.
Luego Mio, expresó su deseo de crecer y crecer, de ser "grande". De ser papá y tener sus hijos. Seguidamente agregué diciendo que en ese caso el tiempo seguro llegaría pero no pronto.
Indio agregó entonces que yo sería bisabuela o tatarabuela de sus niños.
Juntos visualizamos tiempos, años e imágenes de la vejez...Y la muerte como final de la vida.

Quizás allí llamé la atención de Mio, cuando expresé que faltaba mucho tiempo todavía para ese final.
Seguro de su sentir me respondió que así era y que sólo restaba para ello "8 minutos"!
Ocho minutos? Unos simples como para mí eternos"8 minutos"!
Bastó este final sobre el tema para quedar paralizada en mi sorpresa de su espontánea respuesta, que lo besé al instante riéndonos los tres!

Queda en mí este recuerdo de ese tiempo de vida que me regaló mi nieto.
Ocho minutos, No horas, ni ocho días u ocho años.
No, sólo ese tiempo, su tiempo.
Hoy es maravilloso.