lunes, 29 de agosto de 2011

Cuando un hombre ama a una mujer




Volver a volar...
Mañana vuelo a abrazar a mis amores en Mallorca.
Estaré en mi nube de amor de abuela con mis nietos y de soles de hijos para disfrutar.
Dejo esta bella canción para estos días de ausencia de casa, de mi hogar, lejos de Santi.
Y a él le gusta esta canción como a mí.
Es una fuerte melodía y de una maravillosa letra. Y fue parte de una entrañable película.
Es un clásico ... "Cuando un hombre ama a una mujer."
Es mi regalo hasta mi vuelta.
Cuando una mujer ama a un hombre.

jueves, 18 de agosto de 2011

Volar

 




Volar...
Adoro ver el vuelo de las mariposas y picaflores.
El breve y frágil de su aleteo. Un sereno vuelo.

Muchas fueron las veces que he soñado que vuelo, en un cielo y en aguas.
Y sé que sólo puedo volar con mi imaginación.
Puedo ir y venir, sentirme lejos...
Me atrae esa cadencia y me sorprende los giros de presentes o futuros próximos?
Hay ritmos y suspiros para luego caer en algo que será efímero pero bello. Un pensamiento.
Un tiempo de inspiración y deseo.
Un impulso vital. Un encuentro al fin.
Y disfruto de ello cuando llega lo deseado a mis manos o alas?
Una realidad. Una tarea por hacer.
Una obra por crear.



martes, 16 de agosto de 2011

Abrazos al sol


Bibi, Marcela, Marcela, Alita, yo y Maru frente a mi GK/fábrica.


 Bonito y sensible collage de fotos que sacó Bibi.


Agosto 13, Mediodía en casa.

Día de amigas del blog.
Alita, Maru, Bibi, Marcela de deco, y Marcela de colorín.
Me encantó verlas!
Un almuerzo de Invierno y de maravilloso sol.
Un encuentro que dejó brillos y destellos de alegría en mi alma y en toda la casa.
Las ausentes con aviso acompañaron nuestra charla y emoción de volver a encontrarnos.
Disfrutamos con risas nuestras cosas, los intercambios de regalos y deseos de proyectos.
Todas son unas deliciosas, sensibles e inteligentes mujeres, plenas de entusiasmo y enamoradas de la vida que trasciende en sus encantadores blogs.
A  ellas, toda mi admiración y mi agradecimiento por este cálido día.
Una tarde de abrazos al sol!

viernes, 12 de agosto de 2011

El intervalo perdido



"El intervalo perdido" es el título de una nota escrita hace ya un tiempo por un periodista sobre el libro de igual nombre del crítico italiano Gillo Dorfles.
Ayer la recordé seducida ante su reflexión.
Pensar en el intervalo perdido es sentir la pausa, ese "tiempo vacío" que aplicado al arte, supone una separación de un hecho artístico de otro y la apreciación de una obra de arte de la vida diaria.

Hoy esta lectura y vivencia pareciera que ya no tuviera sentido. El mundo de lo mensurable está presente a diario, lo fugaz, el apuro por el consumo, lo descartable hasta de una mirada...
La contemplación frente a una obra de arte es el contacto con la obra original y es un hecho casi mágico, un sentir de comunión con ella.
Percibir, sentir, palpar, captar la mayor cantidad posible de detalles de todo aquello que hace singular la obra única, archivando sus secretos en nuestra memoria, para luego reconstruirla en lo que paradójicamente sería una copia.
Darle valor al recuerdo.
Volver sobre el mismo, a gozarlo, recuperando así el intervalo perdido.
Recuperar esta pausa sensible, reconstruir esta tiempo seductor y misterioso.
Lleno de conmoción, de ráfagas de placer, de interrogantes.
Disfrutar de la pausa en el arte como de cada momento de la vida diaria.





miércoles, 10 de agosto de 2011

La felicidad


Nació Mio. Mi nuevo nieto.
Indio fue a su encuentro. Bellos hermanos.
Pronto tendré en mis brazos a los dos.
La vida se renueva. 
La felicidad está hoy en esta foto.

sábado, 6 de agosto de 2011

"Haces que mi alma se despierte con tu luz..."



Hoy sentí esta música muy temprano, en un día de sol espléndido de Agosto.
Hoy rozó mi corazón la letra de esta simple canción de amor.
Y hoy también escuchaba por Skype, a mi bello nieto Indio hablarme y sonreírme...
Esta mañana solamente tú!

martes, 2 de agosto de 2011

Una tarde con Victoria








El domingo pasado fue un encuentro con el arte, la literatura y con todo el recuerdo e impronta de la célebre escritora argentina Victoria Ocampo (Buenos Aires, 1890-1979).
Un grato paseo por Villa Ocampo en San Isidro, la casa donde Victoria disfrutó durante su niñez y juventud junto a su familia.
Y allí, con el transcurrir de su vida, sumando su enorme trayectoria, fue lugar de encuentro de los mejores intelectuales y artistas de todo el mundo.
La magnífica casona de Villa Ocampo, donada por Victoria antes de morir a la UNESCO,
es realmente "un escenario de cultura", como reza su expresión e invitación para su visita.
Esta belleza de la Belle Époque, fue transformándose y mutando al ritmo de los años y espíritu innovador, modernista y vanguardista de Victoria.
Al recorrer su bellísimo jardín, sus galerías, sus interiores luminosos y ambientes de su intimidad, fue sumergirme y sentirme envuelta en sensaciones de vaivenes de tiempos y acontecimientos de una Argentina de entonces tan distante a nuestro presente...
Sin oros, sin ornamentos ni ostentación.
Sólo el brillo del arte, donde sus libros son los valorados protagonistas.
Bibliotecas que se multiplican en todos los rincones, recuerdos, dibujos, escritorios en cada sala...
Imaginé verla allí, bajo esas cálidas luces con sus cartas, sus escritos.
Percibí la elegante decoración marcada por un gran estilo personal, buen gusto y criterio estético.
Sentí la sencillez de la elegancia en sus detalles.
Sentí su tiempo, su pasión por la cultura.
Y fue para mí, un momento de enorme disfrute, el placer del juego del tiempo.
Así fue mi tarde. Maravillosa.
Una tarde con Victoria.



Borges, escribió sobre ella:
"En un país y en una época en que las mujeres eran genéricas, tuvo el valor de ser un individuo."
"Dedicó su fortuna, que era considerable, a la educación de su país y de su continente... Personalemnte le debo mucho a Victoria, pero le debo mucho más como argentino."