domingo, 31 de mayo de 2015

El descubrimiento




En casa, una tarde de Mayo.
Para mi bello Félix.

Ayer Félix descubrió la lluvia.
Como todos los martes mi pequeño Félix viene a casa. Compartimos tiempos de juego y de mimos.
Me deleita su alegría como su ternura.
Y llovía. Salimos a la galería un momento a ver el agua que tanto nombra. Puse gotas de lluvia en su mano. Mojé un poco sus mejillas. Se sorprendió, se rió.
Allí mismo se sentó y quedó fascinado en el silencio del jardín bajo el agua.
Fue un instante eterno y poético. Maravilloso. Sentí mis años. Fijé su tiempo.
Lo miré y supe de ello. Allí fuimos felices.

5 comentarios:

  1. maravilloso momento !
    abrazo fuerte Gloria!

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué ternura!
    Besos para ti y los tuyos.

    ResponderEliminar
  3. Q momento tan maravilloso!! Y qué suerte de haber sido testigo y parte de él!

    ResponderEliminar
  4. Ah...la naturaleza en su extrema pureza....la vida misma !!
    El alma se llena de poesía.
    Saludos
    Maria
    Luján

    ResponderEliminar
  5. Un momento mágico, sin duda alguna!

    Saludos

    ResponderEliminar