lunes, 17 de mayo de 2010

La huella




Siempre hay una huella.
Esta es la que dejó el río Uruguay en la orilla de Colón. El vaivén del agua marcó su surco ondeante y suave en la arena rojiza de sus playas.
Hay otras huellas. Las caminatas por la orilla, el murmullo del río, los dias de fresco sol y todo el cariño compartido con las amigas de siempre. Quedan los ecos de las risas, las cosas de mujeres y todo el calor en el alma.
Éstas son otras huellas y son imborrablemente encantadoras.
Aquí la naturaleza anuncia el próximo invierno por llegar.
Por suerte nuestros corazones expresan siempre una eterna Primavera!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada