miércoles, 7 de abril de 2010

El cotín

Recuerdo de mi infancia estas telas de algodón puro, sencillas y estampadas en cálidos azules y rosados que decoraron algún sofá y vistieron colchones de lana. Hasta mi madre hizo con ellas unas faldas divinas para mí y mis hermanas.Toda una osadía de diseño para ese tiempo.
Hoy añoro y valoro lo simple y bonito de su impronta artesanal, sus dibujos y hasta su olor de las telas recien cortadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sobre el mar...

Hace ya un tiempo que no repaso mi memoria sensible. Como Umberto Eco quiero volver a las listas que necesito rever...Hacer de ello un...