sábado, 17 de abril de 2010

Mi puerta



Quedó desde la Navidad pasada y quedará allí.Siempre será para volver con ese espíritu a nuestra casa. El corazón lo compré junto a mi nieto en un paseo por Palma. El pescado lo hice yo. Las dos son formas que expresan el amor y la vida. Desde entonces culegan en la puerta y así es como luce la casa, nuestro hogar. Los invito a entrar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sobre el mar...

Hace ya un tiempo que no repaso mi memoria sensible. Como Umberto Eco quiero volver a las listas que necesito rever...Hacer de ello un...