domingo, 11 de abril de 2010

Huevos de Pascuas




LLegaron de regalo y con amor un poquito más tarde. Vinieron por encomienda aérea desde Estocolmo. Y aquí están acomodados para decorar mi casa. Unos quedaron para mis armarios de cocina y otros se juntaron en la mesa.
Son pintados y coloridos. Son pintorescos y elegantes. Tienen el sentido de una nueva vida.
Son mis huevos de Pascua para siempre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Mareas

Las mareas. Las recuerdo en las playas del Atlántico sur dejando el suelo marino al descubierto. Descubrimiento... Así me siento en es...