lunes, 7 de junio de 2010

Mis tazas suecas




Son divinas!!! Mi princesa y hermosa Linea me las trajo de regalo.
Las adoro. Las cuido como el mejor tesoro.
No solo están en mi cocina, sino en mi corazón. Son de un negocio divino y muy hindú de Estocolmo que conocí con ella. Cada mañana, al tomar mi café tengo otro placer. El recuerdo de haber estado allí.

4 comentarios:

  1. Gloria que bonitas estas tazas, da pena usarlas, pero yo opino que los objetos hay que usarlos y con el uso también van adquiriendo una historia, una vida. Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Son maravillosas.
    Por cierto que otra vez se me olvidó hacer hoy el post sobre las tazas de té. Es que con "sexo en NY", se me ha ido el seso, aver si lo recuerdo el martes que viene.

    ResponderEliminar
  3. Son perfectas para mí: azul y blancas...me quedarían divinas en mi cocina! Que las disfrutes!!

    ResponderEliminar
  4. Hola Gloria,
    Muchas gracias por tu visita,me alegraste con tus palabras.
    Te cuento que me hiciste llorar dos veces acá en tu blog,primero en la entrada de viernes 04 con Laura Canoura y Jaime Roos,me encanta como canta con el sentimiento Laura y a Jaime lo escucho siempre.Soy casada hace 25 años con un uruguayo y tengo una linda historia de vida con Montevideo, recuerdo que jamas esqueceré en mi vida, escuchar esta canción de la entrada anterior me emocionó.
    Bueno sigo con la otra emoción, a mi mamá le gustava poner linda mesa para el té,con una linda toalla de mesa bordada y desde niña me gustava ver las tazas inglesas azules en la mesa con todas las cosas ricas que preparava con tanto cariño.
    Este post con tus tazas y teteras azules estan preciosas,las tazas divinas.
    Te felicito por tudo y gracias por tan lindo blog, me encata pasar por lugares donde me emociono.
    Besos desde Brasil
    Perdoname que te escrebi un libro!!!!
    Carla

    ResponderEliminar

Sobre el mar...

Hace ya un tiempo que no repaso mi memoria sensible. Como Umberto Eco quiero volver a las listas que necesito rever...Hacer de ello un...