viernes, 11 de junio de 2010

Síndrome de Stendhal




Sentí un ahogo, palpitaciones y confusión. Frente a tanta belleza y ante esa oportunidad única de estar frente a la esperada y ansiada obra de arte.
Mucha emoción contenida y en el mas íntimo e irrepetible momento.
Existe la sobredosis de belleza. Es el síndrome de Stendhal.
Se pasa el sudor y queda una calma de placer. El placer de sentir.
El sentido de lo universal, de lo inmortal, de una pintura, de una escultura........
Fue hace mucho tiempo atrás y no olvidaré esta sensación.
Fue en la Academia de Bellas Artes de la ciudad de Florencia, Italia.
Allí tuve la oportunidad de visitar los talleres de arte junto a un maestro de arte florentino que intercambiamos notas de color y de pasiones artísticas.
Una de ellas, son los conmovedores esclavos de Miguel Angel Buonarrotti y su Bello David.
Los esclavos son obras "non finito", bellas y atrapadas en su movimiento.Tienen vida interior.
Yo quedé esclava de su belleza. Sin palabras.

1 comentario:

  1. ¡Menuda suerte! visitar en Florencia los talleres de la Escuela de Bellas Artes y en compañía de uno de sus maestros, si además me hablas de Miguel Ángel, pues... te entiendo perfectamente.

    ResponderEliminar

Sobre el mar...

Hace ya un tiempo que no repaso mi memoria sensible. Como Umberto Eco quiero volver a las listas que necesito rever...Hacer de ello un...